El sistema de comisiones, una clasificación preliminar de su función representativa

La tarea de legislar no es sencilla. Deben ser considerados los diversos intereses de grupos sociales que constituyen al interés nacional. Para atender a sus representados, Diputados y Senadores, deben tomar decisiones que integren las posiciones más diversas de modo que resuelvan las contradicciones y conflictos entre ellas; aun cuando eso signifique desechar alguna o algunas expresiones legitimas. En Democracia, el proceso es todavía más complejo pues incorpora la transparencia, deliberación y participación ciudadana como elementos sustantivos. A pesar de su complejidad, es posible buscar maneras generales de evaluar esta tarea representativa.

Una manera posible de llevar a cabo la evaluación es observando el trabajo de las comisiones. El número de comisiones y los perfiles de éstas si bien responden con frecuencia a factores partidistas son un buen inicio para evaluar la efectiva representación de los intereses populares. Cada comisión corresponde a un campo específico. Dicho campo está constituido por un conjunto concreto de actividades, de individuos, organizaciones e instituciones con demandas e intereses puntuales. En primera instancia, cada comisión reconoce a un espacio político relevante para la comunidad. No olvidemos que la ley postula la concordancia de las comisiones con las Secretarías de Estado, hecho que afirma la vinculación entre la organización del sistema de comisiones y la atención a espacios relevantes para el Estado mexicano. Así tenemos comisiones avocadas a la economía, a la salud, a la educación, a la justicia, en entre otras. Cada una de ellas tiene un perfil distinto de representación.

Toda comisión debe cumplir normativamente con los compromisos democráticos de rendición de cuentas, participación informada de la ciudadanía y deliberación como método primordial de toma de decisiones.  Pero dadas las peculiaridades del campo que atienden es de esperar que cumplan de manera distinta con cada uno de esos compromisos. En algunos casos es de esperar la mayor participación de actores directamente involucrados, en otros la de especialistas en el tema y en otros casos mayor presencia del gobierno. Podemos entonces apuntar tres tipos de comisiones de los que cabría esperar un comportamiento específico que además corresponde con la representación de agentes concretos.

Comisiones como Presupuesto y cuenta púbica, Puntos constitucionales, Vigilancia de la federación, Función pública y Distrito Federal tienen una vocación hacia la atención del campo político-partidista dadas sus competencias temáticas directamente relacionadas con la función de gobierno, con la agenda legislativa, o con los elementos del Estado. Este tipo de comisiones operan una suerte de auto reconocimiento de los políticos profesionales sobre sus espacios de acción, por tanto atienden demandas internas al sistema político. Si bien sus competencias son claves para la articulación del diseño institucional, su función representativa es limitada en la medida que los sujetos representados coinciden con los sujetos representantes. Son comisiones intrarepresentativas o endógenas al sistema político. Tienden a la vigilancia y contrapeso entre partidos políticos, entre legislativo y ejecutivo y responde frente a la ciudadanía como un tipo de rendición de cuentas. Es de esperarse mayor participación de agentes gubernamentales y especialistas que de ciudadanos organizados en la elaboraciónde sus dictámenes.

Comisiones con campos relacionados con las actividades vitales para la comunidad y vinculadas a grupos organizados representan el reconocimiento de las demandas ciudadanas que apuntan al buen funcionamiento de la sociedad. En este tipo de comisiones se trata del procesamiento de intereses reconocidos y vinculados estructuralmente al funcionamiento del sistema social. Tal es el caso de grupos corporativos, clientelares o de interés. Observamos en este segmento a las comisiones de Agricultura y ganadería, Desarrollo rural,Desarrollo social, Educación pública y servicios educativos, Pesca, Radio,televisión y cinematografía, Salud, Vivienda y Transportes. En estas comisioneses donde se presenta el trabajo representativo en sentido normal  más intenso. La vinculación orgánica entre representados agrupados en organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos crea el puente representativo más sólido y se materializa en este tipo de comisiones.Son el espacio propicio para la representación de intereses y se espera de ellas la mayor participación ciudadana.

Otras comisiones corresponden con los espacios más conflictivosde la sociedad, con la atención a los grupos minoritarios y en consecuencia, tratan con la integración de las demandas de los excluidos, tales comisiones son: Asuntos indígenas, Atención a grupos vulnerables, Equidad y género, etc. El trabajo representativo de estas comisiones inicia en el reconocimiento delos excluidos como miembros de la comunidad y apunta la inclusión de losmismos. Sus procesos representativos son los más intensos dadas las características subversivas de las demandas atendidas.

Con esta clasificación como punto inicial es posible emprender un análisis más puntual de la representación democrática toda vez que hemos distinguido al campo de los sujetos representados.

Un comentario en “El sistema de comisiones, una clasificación preliminar de su función representativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s